Acerca de los acumuladores en e-bikes y pedelecs

La capacidad de carga que un acumulador puede almacenar está dada en amperios-horas (Ah). Si un acumulador no es usado, pierde parte de su energía almacenada. Esta autodescarga electroquímica es muy baja en los acumuladores modernos, que son los usados en bicicletas eléctricas. Tampoco hay un efecto de memoria. Hoy en día se usa principalmente acumuladores de ion de litio, ion de litio-manganeso y polímero de litio.

Los tiempos de carga de los acumuladores varían y difieren desde alrededor de dos horas hasta ocho o nueve horas para un ciclo de carga completo. Asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante a fin de garantizar la máxima vida útil. Por ejemplo, solo use el cargador de batería original que le pertenece. Las baterías de ion de litio generalmente no son capaces de soportar la escarcha, así que tome esto en cuenta y no almacene su acumulador en un cobertizo sin calefacción durante el invierno.

En la práctica, hay varios factores que influyen en la distancia que usted puede cubrir con una batería cargada: el peso del ciclista y la carga de la bicicleta, subidas en el camino, viento en contra, o el grado de asistencia del accionamiento eléctrico. Los hábitos de conducción, como por ejemplo la velocidad, o paradas y arranques muy frecuentes, influyen en la distancia que usted puede cubrir. Por lo tanto, la información suministrada por el fabricante solo puede ser una estimación aproximada, dependiendo la autonomía real considerablemente del hábito de conducción individual.

Acumulador y cargador de batería - normas de seguridad más recientes

Los acumuladores de las bicicletas eléctricas se están volviendo cada vez más complicados. Puesto que realizan muchas funciones del cargador de batería, el mismo cargador de batería asume cada vez más la función de suministrar energía a través de la red de suministro eléctrico del edificio. La seguridad intrínseca de un acumulador moderno que debe ser lograda no se alcanza con pruebas estándar anticuadas de nivel mínimo para celdas y baterías convencionales. Las funcionalidades que exceden el almacenamiento de energía real no son consideradas por las pautas y normas usuales. Además, no se examinan las características que son pertinentes para aplicación práctica. El acumulador de una bicicleta eléctrica, que puede ser desmontado, puede caer al suelo o mojarse debido a la lluvia o al agua durante la limpieza. Esto es simulado por ejemplo en una prueba de caída según un principio de prueba del GS-seal (“seguridad probada” – una aprobación de seguridad alemana). Los principios de prueba estandarizados pueden ser adaptados rápidamente a los más recientes desarrollos - en el caso de las normas, este proceso toma años y por lo tanto siempre representa un estado obsoleto.

Prueba de caída durante el ciclo de carga

La prueba es efectuada con un acumulador que está cargado al menos 80 por ciento. Hasta 24 horas después de la prueba, el acumulador no debe presentar un riesgo (incendio, desgasificación, etc.).

El acumulador es dejado caer cinco veces sobre una plancha de acero uniforme y lisa (o un recubrimiento de piso similar) desde una altura de 0,85 m. El acumulador es asido en la misma posición que si fuera asido por la mano.

Después de eso se verifica si hay daños visibles en el exterior. 24 horas después se verifica nuevamente y se ejecuta una prueba funcional.

Fuente: PM velotech.de GmbH